Barrio Privado Costa Verde – Junín

Proyecto Paisajístico

Barrio Privado Costa Verde – Junín

Este proyecto paisajístico nos presentó el desafío de la conformación de una masa vegetal  arbórea que contraste con el paisaje imperante en la pampa bonaerense y la creación  de un microclima ideal para el desarrollo de las actividades sociales del barrio.

Para esto, diseñamos un sistema integral y complementario de espacios verdes. El sistema incluyó un parque central formal, un sistema de arbolado urbano y bicisenda aeróbica integradora, una zona verde deportiva y de esparcimiento en los alrededores del Club House y, por último, se propuso como complemento opcional la realización de un parque natural costero que integre la margen del Río Salado.

En el Parque Central planteamos una circulación principal interior mediante la materialización de una senda aeróbica de formas orgánicas, que le permite al visitante abstraerse de la cotidianeidad del barrio. Con este objetivo central, definimos una estructura de cobertura arbórea profusa con un porcentaje significativo de la arboleda perenne. 

Definimos un gran vano central de forma extendida que funcionó como paño de césped de uso libre no deportivo. Los colores dominantes del parque central fueron los tonos glaucos y grises, blancos y lilas, con toques de floraciones amarillas, celestes y algunos colores otoñales anaranjados y amarillos; con la fuerte presencia del Roble Sedoso, el Tulipanero, el Falso Alcanfor y el Eucalipto medicinal principalmente.

La zona verde del Club House se conecta con el Parque Central. Si bien la estructura general de ambos espacios verdes es similar y los colores utilizados son los mismos, en esta zona destacamos la presencia de Magnolias en las visuales estratégicas.

El arbolado urbano es la estructura que garantiza, junto con las cortinas forestales laterales y el parque central, una bioclimática distinta. La existencia de una estructura general de vegetación genera brisas tibias en invierno y brisas más frescas en verano. En este sentido, el microclima general dentro del Barrio Privado será menos hostil y más amigable que el existente fuera del mismo. 

Organizamos el arbolado urbano sobre la base de las calles que corren en sentido noroeste-sudeste y las que corren en sentido noreste-sudeste. Las primeras se encuentran unificadas por las Catalpas y las segundas por las Sóforas, ambas con floración blanca en primavera- verano. Por último, se materializó, mediante una lógica propia de vegetación (secuencia de Aromos, Acacias Frissia y Parasol de la China), un sistema de relaciones dinámico: la bicisenda o circuito aeróbico barrial.

Con respecto al frontis del Barrio Privado, utilizamos arbustivas de distintas alturas y colores con el objetivo de favorecer un recorrido visual y acentuar aún más la simetría planteada desde la arquitectura. 

El presente trabajo se realizó en co-autoría con la Especialista Ing. Agr. Guadalupe Buonanotte.